Calabaza al horno simple

Calabaza_3

Otra receta de esas que se cocina sola. Para absolutos negaos de la cocina.

Este es un postre típico de Valencia que yo desconocía y al que me he hecho asidua. Por aquí se conoce como carabassa torrá y es muy habitual encontrar porciones de calabaza asada a la venta en pastelerías y verdulerías.

Es un postre sanísimo, riquísimo y con un montón de posibilidades. Además no contiene azúcar añadida, está permitido para dietas bajas en hidratos de carbono y, lo mejor de todo: ¡es dulce!.

Calabaza_5

Ingredientes

  • 1 calabaza

Acompañamientos (opcional)

  • Yogur
  • Canela
  • Frutos secos
  • Miel

Calabaza_2

Elaboración

Precalentar horno a 190º. Lavar bien la calabaza. Cortar la calabaza por la mitad longitudinalmente. Con ayuda de una cuchara quitamos todas las pipas. Poner ambas mitades con la piel hacia abajo en la fuente del horno sobre papel de plata o de horno. Hornear aproximadamente una hora. La parte superior debe quedar caramelizada, burbujeante, y la pulpa bien blandita, así sabremos que está perfectamente asada.

El tiempo y la temperatura dependerán del horno que usemos y del tamaño de la calabaza. Podemos dar un golpe final a 210º para terminar de dorar.

Calabaza_6

Notas y Variaciones

Una vez asada tu calabaza, puedes hacer puré de calabaza. Simplemente retiras toda la pulpa con una cuchara , y la aplastas con un tenedor hasta obtener puré. Lo puedes congelar. Sirve para hacer buñuelos, bizcochos, acompañar yogur o helado o para tomarlo solo, porque está de vicio. En frío o en caliente.

A mí me gusta tomar la calabaza asada a temperatura ambiente. Le añado yogur, frutos secos y canela.

La calabaza es de por sí bastante dulce, pero hay gente que espolvorea azúcar y canela sobre la calabaza 20 minutos antes de sacarla del horno para obtener más dulzor. También se le puede añadir miel una vez asada.

Si eres un estresado de esos que viven sin-tiempo-pa-ná, pela la calabaza y cortala en 8 porciones o en dados grandes antes de hornearla. Así el tiempo de cocción será mucho menor.

Cuanto más madura sea la calabaza, más dulce y menos tiempo tardará en asarse.

La temporada de la calabaza está casi finalizada, así que ya estás tardando en salir a comprar una buena calabaza, asarla en el horno y disfrutar de su verdadero y auténtico sabor natural.

El ingrediente audiovisual

Hoy os dejo un vídeo musical de Smashing Pumpkins, uno de los grupos que en los 90 formaron parte fundamental de la banda sonora de mi vida.

 

 

 

Bizcocho de requesón y canela para comer sin complejos

Tarta_Canela_3

¿Un postre para comer y comer sin remordimientos de conciencia?. Aquí te dejo uno. Un postre fácil, apto para celíacos, intolerantes a la lactosa, LOWCARBers y gorditos que quieren dejar de serlo.

Desde que decidí desterrar el azúcar de mi vida y de mi mente de golosaza compulsiva, he encontrado varias alternativas para hacer mi abstinencia más llevadera. Esta es una de ellas.  Si eres un goloso feliz de la vida, añade azúcar o acompaña con mermelada, pues la versión sugarfree quizás te resulte un pelín insulsa.

Tarta_Canela_6

Ingredientes

  • 300g. requesón
  • 4 huevos
  • 15 g. de mantequilla en pomada
  • 20g. de harina de almendras (o de repostería)
  • Media cucharadita de canela en polvo
  • Media cucharadita de cacao en polvo
  • Media cucharadita de ralladura de limón
  • 1 plátano maduro en puré (o 250g. de azúcar / edulcorante que prefieras)
  • Molde desmontable de unos 24cm. de diámetro

Tarta_Canela_1

Elaboración

Mezclar todos los ingredientes con la batidora excepto el requesón. Una vez todo esté bien mezclado, incorpora el requesón y bate bien hasta obtener una textura homogénea. Unta el molde con un poco de mantequilla y hornea a 180º  unos 45-50 minutos o hasta que al clavar un cuchillo en la tarta éste salga completamente limpio. Deja atemperar y mete en la nevera hasta que se enfríe. Desmolda y sirve.

Tarta_Canela_5

Notas y variaciones

Para mí el azúcar es veneno (repasa nuestro twitter y facebook si quieres saber porqué), así que la sustituyo por puré de plátano o de calabaza asada.

Tampoco soy partidaria de la harina refinada industrial, así que utilizo harina de almendras casera, que no es otra cosa que almendras pulverizadas en la thermomix o batidora potente (unos segundos de turbo y lista. Conservar en la nevera).

Puedes eliminar la canela, el cacao y/o la ralladura de limón según tus preferencias.

Te puedes zampar la tarta a temperatura ambiente, pero a mí me gusta la textura húmeda y fresca que adquiere tras un par de horas en el frigo.

Mi requesón es casero. Lo hago en casa con la thermomix y está tirao. Prometo subir la receta. Mientras tanto, intenta usar un requesón artesanal sin porquerías, y si es local, mejor que mejor.

Tarta_Canela_2

El ingrediente audiovisual

No hace mucho subí al blog mi receta de leche de almendras. Hoy he encontrado este vídeo que explica lo fácil y sencillo que es hacerte tu propia leche de almendras. Ahora que parece que TODO EL MUNDO ENTERO es intolerante a la lactosa y cada día aparecen 100 mil nuevos productos sin lactosa, esta puede ser una buena alternativa más natural y barata que toda la basura industrial sin lactosa del supermercado.

LECHE DE ALMENDRAS CASERA: tu alternativa a la vaca y a su leche

Leche_almendras_10

Estamos en plena temporada de almendras y aunque aún me quedan almendras del año pasado, me encanta ver la nueva cosecha de almendras secándose al sol. Como siempre, mi sobri me acompaña y nos llevamos a casa unos cuantos kilos que nos durarán todo el año. Un verdadero lujo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Si eres intolerante a la lactosa o simplemente crees que la leche de vaca es sólo buena para niños y ancianos, hoy te traigo una alternativa buenísima, facilísima, súper saludable y a un precio de risa.

Para mí, la almendra no es sólo una alternativa de la leche, sino de la vaca entera ya que con almendras hago leche de almendras, harina de almendras (genial si eres intolerante al gluten o no te mola la asquerosa harina industrial) y mantequilla de almendras. Además hay mil maneras de prepararlas: tostadas sin pelar con agua sal, peladas y tostadas en el horno con sal, en salsas, etc.

Leche_almendras_4

Más adelante os iré poniendo las recetas de los diferentes productos, pero hoy empezamos con la leche. Hay que hacerla en casa, por que es facilísimo y mucho más sana que la industrial, de hecho, la versión industrial suele ser un auténtico timo lleno de aditivos asquerosos y a precio de atraco (mirad este ejemplo de una marca industrial que venden en Mercadona).

Leche_almendras_8

LECHE DE ALMENDRAS

Ingredientes

  • 80g. de almendras con o sin piel (mirar notas)
  • 1 litro de agua

Elaboración

Poner las almendras en el vaso de la batidora. Añadir  más o menos un vaso del agua total. Batir hasta que las almendras estén deshechas. Añadir el resto del agua y volver a batir para mezclar todo bien. Pasar por un colador de tela o por un colador al que pondremos encima una tela de gasa (de la que venden en la farmacia para hacer vendajes). Exprimir bien la tela para sacar toda la esencia. Lo que queda en la tela, si lo pones extendido en una bandeja durante un par de días o lo metes en le horno hasta que se seque, es harina de almendras que te sirve como sustituto de la harina de trigo.

Leche_almendras_9

HORCHATA DE ALMENDRAS

Ingredientes

  • 80g. de almendras con o sin piel (mirar notas)
  • 1 litro de agua
  • 1 rama de canela en rama (o una cucharita de canela en polvo)
  • La piel de medio limón (sólo la parte amarilla)
  • Miel (opcional)

Elaboración

Prepara la leche de almendras siguiendo la receta anterior. Ponla a fuego medio-bajo en un cazo y añade la canela, la piel de limón y la miel. Cuando rompa a hervir, mantenla un par de minutos. Cuela y lista.

Leche_almendras_6

Notas y variaciones

  • La leche la puedes tomar fría o caliente.
  • Esta leche no lleva los conservantes cutres y artificiales de rigor, así que como mucho consérvala en la nevera durante unos 5 días.
  • Para hacer sólo un vaso, calcula 20g. por vaso (unas 12 almendras).
  • Si la prefieres dulce, añade azúcar o miel (mejor en caliente), pero dejará de ser una bebida saludable, me digan lo que me digan los defensores de la miel y el azúcar.
  • Para una leche con más fibra, deja la piel marrón y si no te importa que la leche sea densa y con tropezones, puedes saltarte el paso de colarla.
  • Hay gente que antes de batirla pone las almendras en remojo unas 8 horas, yo no lo encuentro necesario, aunque si tu batidora es del año del catapún, quizás sea mejor ablandarlas un poco.

Leche_almendras_7

Cómo pelar las almendras

Si tienes la suerte de coger las almendras directamente del árbol como yo, tendrás que prepararlas antes de hacer la leche. Las almendras tienen una cáscara blanda y aterciopelada que se abre cuando llega la temporada. Esta primera capa se suele caer por sí sola, pero sino es así, es muy fácil quitarla con las manos. Luego encontramos la cáscara dura y marrón que hay que quitar una a una. Yo tengo un aparatejo, de lo más rústico, diseñado y fabricado de manera artesanal por un señor de una aldea vecina que es toda una ayuda, pero si no tienes el invento, tendrás que tirar de martillo con mucha paciencia.

Leche_almendras_2Leche_almendras_3

Una vez le hemos quitado la cáscara, hay que quitarle la piel blanda y marrón que recubre el fruto. Para ello, ponemos agua a hervir y cuando hierva escaldamos en ella las almendras durante unos 8 minutos. Las pasamos a un colador para no quemarnos y con los dedos las vamos pelando una a una dándoles un pellizco. Al escaldarlas, la piel se desprende fácilmente.

Leche_almendras_1

El ingrediente audiovisual

Septiembre es siempre nuestro mes viajero. Todos los años desaparacemos durante un mes. Cuanto más lejos mejor. Desgraciadamente este año me lo he pasado en el hospital, así que tengo un monazo de viajar insoportable. De momento, me consuelo con vídeos como este mientras recupero mi salud (con leche de almendras) y fantaseo con nuestro próximo viaje. Travel Love.

Volcan de chocolate en erupción: el coulant antidepresivo

¿Que tienes una bajona del quince? ¿Que estas enfadao con el mundo? ¿Que estás atacao de la vida? Mi consejo: lánzate de cabeza al volcán de chocolate y manda las penas a paseo un rato. Un postre que se disfruta cada segundo, un placer en cada cucharadita, una pasada vaya. Y encima, superfácil de hacer.

P6108949

Ingredientes (para una docena de coulants)

3 huevos

115g de azúcar

115g de mantequillla en pomada

70g de harina

125g de chocolate para fundir

10g de cacao en polvo puro

Media cucharadita de sal

P6108922

Elaboración

Batir huevos y azúcar con las varillas hasta obtener una testura tipo mousse. Trocear el chocolate y fundirlo al baño maria junto con la mantequilla. Dejar enfriar un poco el chocolate y añadirlo a los huevos. Mezclar bien todos los ingredientes e incorporar la harina, la sal y el cacao en polvo. Mezclar.

Untar moldes indiviuales con mantequilla, llenarlos un poco más de la mitad con la masa y colocarlos sobre la bandeja del horno. Precalentar el horno a 210º y hornear los volcancitos unos 8-10 minutos, dependiendo si los queremos más o menos cocidos.

P6108933

Notas y Variaciones

Los coulants los puedes congelar antes de hornearlos y así tendrás volcanes siempre listos para situaciones depresivas inesperadas.

Lo suyo es comerlos recién hechos, para que el centro quede semi líquido.

Yo no los suelo desmoldar, pero si quieres desmoldarlos te recomiendo usar moldes de usar y tirar, así los puedes cortar con una tijera y desmoldarlos más facilmente.

La mejor manera de fundir el chocolate es poner un bol encima de una olla con agua hirviendo (ten cuidado que el fondo del bol no toque el agua) y derretir el chocolate troceado con el propio vapor. Si tienes microondas, también es una buena opción.

Si estás tristísimo, ponle al lado una bola del helado que más te guste o algunas frutas rojas como fresas, frambuesas o arándanos. Mejor que el prozac.

El ingrediente audiovisual

Una buena peli y una canción de su banda sonora (la canción original es de la gran Celia Cruz) que dan ganas de vivir la vida. Así que ya sabes: un volcán de chocolate y a disfrutar por que la vida es un carnaval.

 

Las cookies de Clarita. Con estas cookies el monstruo de las galletas vas a ser tú.

134

Hola? Hay alguien?. Sí, ya se que algunos seguís ahí…¡que valor!. Después de nosecuantos meses de ausencia, por fin he vuelto. No ha sido perrería, por que a mí esto del blog me encanta y, la verdad, lo he echado de menos a saco; sino por que mi salud no es precisamente de hierro y he tenido que cambiar mi alimentación de manera radical, así que muchas de las recetas que tenía preparadas ya no las puedo ni probar.

Con todos estos cambios ahora estoy liada con un nuevo proyecto de blog, pero mientras tanto, he decidido continuar publicando recetas en Verparacomer. Dicho esto, quiero dar las gracias a todos los que me habéis animado a seguir y los que habéis insistido para que lo haga. Así que a disfrutar otra vez.

Esta receta es pecado mortal, lo aviso. Una vez te comes una de estas cookies, ya no hay stop. Si no fuera por que te queda algo de conciencia, te zampas una fuente de una sentada. La receta es de mi amiga Claire, norteamericana, foodie y, por tanto, experta en cookies. Su receta es sencilla, sale bien a la primera y es triunfo seguro.

137

Ingredientes (para dos bandejas de cookies)

70g. de avena

125g. de harina de trigo

Media cucharadita de bicarbonato

Media cucharadita de sal fina

1 huevo grande batido

60g. de mantequilla en pomada

4 cucharadas soperas de aceite de girasol

50g. de azúcar blanca

50g. de azúcar morena

1 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)

100g. de chips de chocolate

 

Elaboración

En un cuenco mezclar la avena, el bicabornato, la harina y la sal. En otro, mezclar la mantquilla con las varillas añadiendo el aceite de cucharada en cucharada. Incorporar el azúcar, el huevo y la vainilla. Añadir a esta mezcla la mezcla de la harina y combinar bien todos los ingredientes con cuidado. Agregar el chocolate y mover la mezcla.

Precalentar el horno a 170º con calor arriba y abajo y sin ventilador. Cubrir la bandeja de horno con papel de horno (no es necesario engrasarlo).

Con dos cucharitas de postre vamos cogiendo mezcla y haciendo pequeñas bolitas. No tienen que tener forma de bolitas perfectas ya que en el horneado cogerán su forma de galletas, simplemente hay que asegurarse que todas tengan un tamaño similar. Colocarlas en la bandeja dejando suficiente espacio entre ellas (haremos dos tandas de horneado).

Meter las cookies al horno y hornear unos 15 minutos (hasta que estén doradas). Sacar del horno y dejar enfriar en la bandeja un par de minutos para luego pasarlas a una rejilla donde se terminarán de enfriar.

 

Notas y Variaciones

Si quieres unas cookies más finas, no tan bastorras, pica la avena en la picadora.

Si no tienes estracto de vainilla, puedes usar azúcar avainillado, un sucedáneo bastante cutre, pero que sirve para salir del paso. En este caso mézclalo en el bol de ingredientes secos.

Las chips de chocolate que venden suelen ser de un chocolate bastante chungo, así que coge tu tableta de chocolate preferido y cortalo en trocitos con un cuchillo.

Si sobra alguna cookie, cosa que dudo, guárdalas en una lata a temperatura ambiente. No las metas en la nevera por que se quedarán blandas y una cookie blanda es algo indecente.

138

 

En realidad estas cookies las hicimos en navidad, que es cuando nos reunimos toda la family y nos da por cocinar y papear como posesos (de ahí la decoración de las fotos), pero he decidido subirla por que no veo mejor manera para VOLVER a bloguear.