Guía de estilos de fotografía gastronómica. EL MINI-MOOL-STYLE

¿Buscas un estilo fotográfico para tus recetas? Aquí tienes la guía que te ayudará a encontrarlo.

SEGUNDA ENTREGA: EL MINI-MOOL STYLE

Una combinación de minimal y cool es el resultado de lo que he decidido denominar el mini-mool style. Es minimal por que, al contrario del rancio-style, aquí la abundancia es pecado mortal. Y es cool porque es un estilo que normalmente se reserva a la alta gastronomía o gastronomía de vanguardia. Vamos, que aplicar el mini-mool al típico plato combinado de venta de carretera no es buena idea.

Foto_4

¿De dónde sale? Un poco de historia

Después del abarrotamiento de los 70s, la gastronomía, y con ella la fotografía gastronómica, se vuelve minimalista. Los nuevos gurús de la cocina, como Paul Bocuse o Ferrán Adriá, llevan a cabo una revolución global de toda la esfera gastronómica. Ahora se busca la perfección en el detalle con nuevas y revolucionarias fórmulas culinarias. El menos se impone al más, y la estética visual gastronómica sigue y se adapta a esta tendencia.

La presentación de la comida y su aspecto visual se convierten en protagonistas. Tanto es así, que por primera vez los platos salen ya servidos y emplatados desde cocina para controlar al máximo su atractivo visual (hasta entonces esta era una labor  exclusiva de los camareros, que servían los platos “a la inglesa” directamente en sala y al mogollón, sin reparar demasiado en el aspecto final).

El plato pasa a ser un todo que busca la categoría de obra de arte y esto será una bendición para los fotógrafos gastronómicos que, a fin de cuentas, buscaban lo mismo en sus fotografías.

Foto_3

Buscando la inspiración

Si quieres practicar con los inicios de este estilo, ponte a bucear en libros de alta cocina editados en los 80s y 90s y encontrarás ese look ochentero de los inicios del mini-mool. En cierta publicidad minimalista de la época donde todo es perfecto, también encontrarás buenos ejemplos. Pero al contrario de lo que ocurrió con el rancio-style, el mini-mool sigue vivito y coleando y se ha ido reinventando con el paso de las décadas, así que tampoco te resultará difícil encontrar ejemplos actualizados de este estilo en blogs, revistas y libros de cocina actuales.

Foto_5

Como en un cuadro de Kandinsky

Elegir la receta adecuada te facilitará mucho la vida a la hora de experimentar con cualquier estilo fotográfico. Si quieres ser mini-mool, olvídate de las perolas tamaño familia numerosa y del mogollonazo emplatado. Busca platos con ingredientes solitarios, en porciones diminutas y con cierto aire elitista. Como diría un integrista del mini-mool: ¡Deconstruye! Haz de tu plato un cuadro de Kandinsky donde primen las líneas geométricas y el equilibrio visual. Recuerda que ahora todo debe estar en orden.

kandinsky5

La fotografía mini-mool sigue tirando principalmente de luz artificial, pero ahora se busca una luz de calidad. Prepara el bolsillo por que hay que tener un buen equipo de luz artificial y el flash cutre de tu cámara ya no vale. No hay que emular una merienda campestre, sino más bien la vitrina de un museo. Yo aviso: no es fácil ni barato, así que si no eres amigo del flash de estudio, los difusores y los paraguas reflectores y encima estás tieso, definitivamente, este no es tu estilo.

Los colores rozan una perfección casi desnaturalizada, con mucho contraste, así que a saco con el photoshop. En general utiliza tonos fríos, aunque los colores primarios muy intensos también se admiten para crear contraste. Y cuidadito que aquí no vale todo, los colores deben transmitir armonía y equilibrio, y eso, como casi todo en fotografía, no es tan fácil como parece.

El ángulo de toma ha de ser sofisticado, lo que te permitirá experimentar y salirte del consabido ángulo de 45º del comensal, pero no vale pasarse, el ángulo viva-la-Pepa no es la solución.

En el encuadre, lo mínimo. Ahora la comida es, como se dice en la jerga fotogastronómica, the hero, y nada debe hacerle sombra. Pero ojo que aún no estamos en el food-porn (primerísimos planos detalle con valores de apertura mínimos y mucho bokeh que veremos más adelante), aunque los fondos aparecen ya fuera de foco, la parte principal del plato debe estar bien enfocada.

La composición debe acaparar todos tus esfuerzos, así que desempolva tus libros de fotografía y a repasar las reglas de la composición fotográfica: los tres tercios, el ritmo, la perspectiva,etc. Todo estudiadito de cabo a rabo antes de hacer experimentos creativos o te irás de cabeza al cutre-style.

Foto_6

El mini-mool style: Menos es menos

En el estilismo la máxima es justo la contraria a la del rancio-style: reducir. Reduce cantidades, ingredientes y props. Cuanto menos, mejor, pero sin pasarte, un guisante con una hoja de perejil en un plato gigante no es mini-mool style, sino mamarracho-style. La línea es delgada, así que con cuidadín.

En cuanto a los props, no vale irse al chino de la esquina y pillar platos y vasos de 40 céntimos la docena. Estírate un poco y busca unos platos y cubiertos de calité y mucho design, mejor si son negros o blancos. Compra servilletas o carriles de mesa de hilo y colores neutros. Una fuente rectangular de pizarra y otra de cristal son un must. Compra la versión estilizada del vaso de chupito de toda la vida o la copa cóctel estilo Miami-Vice porque en el mini-mool todo lo líquido o semi-líquido en vaso de chupito o de coctel, es más cool (aunque sea una crema de coliflor). El rollo asiático-japonés o el industrial tipo altos hornos de Vizcaya también son perfectos para este estilo.

En cuanto al estilismo de la comida, en el mini-mool, aunque reducido, tiene que haber un contexto. Las salsas de formas geométricas dispuestas en platos enormes y prácticamente vacíos son un recurso habitual. También puedes incorporar pequeñísimas porciones de alguna materia prima estudiando meticulosamente su disposición en el plato. Utiliza ingredientes para dar volúmen: las tejas, los crujientes y todo aquello que se mantenga tieso te servirá, pero sin abusar. Las flores también se comen, así que utilízalas para dar toques de color. No todas valen, los claveles de casa de tu abuela no están a la altura.

Foto_10

Todo debe estar ahí para resaltar al héroe, no para robarle protagonismo, así que aprovecha estos elementos para dirigir la mirada hacia él y no para crear un mandala indio.

Foto_1

Tus aliados

  • Pinzas de electricista para crear composiciones meticulosas
  • Vajilla de diseño
  • Textiles de calidad
  • Fondos de colores fríos
  • Iluminación de estudio
  • Photoshop
  • Armonía visual

Tus enemigos

  • Estampados. Ni en telas, ni en vajillas.
  • Agro-perolas y vajillas rústicas
  • Colores pastel
  • Luz suave y natural
  • Desorden visual

Foto_2

Con estas líneas básicas de trabajo ya estás tardando en ponerte a emular las fotos de los libros de Ferrán Adriá, y si te animas, anímate del tó y envíanos tus fotos.

Si te perdiste la primera entrega no dejes de verla aquí.

Foto_7

Algunos fotógrafos que practican el mini-mool

Mikel Alonso

Francesc Guillamet Ferran

Entrevista a Gulliamet Ferran en Xatafoto

Enric Coromina

Vcrown

El ingrediente audiovisual

El maestro entre maestros parodiado por Muchachada Nui. Sin desperdicio.

Agradecimientos: Quiero dar las gracias a Sonia de L’Exquisit por dejarme usar sus fotos. Su blog es imprescindible para todos los que disfrutamos con la gastronomía y la fotografía. No te lo pierdas.

Textos: María Martel para Verparacomer 2013. © Todos los derechos reservados.

fotos: haz click en las fotos para acceder a su link

Anuncios

3 comments

  1. Nandi · mayo 16, 2013

    Me ecanta el cuadro de Kandinsky. Captura muy bien el estilo.

  2. blogverparacomer · mayo 15, 2013

    Toda la razón Sonia. El mini-mool actualizado es mucho más natural y sin trampas de photoshop. Creo que es una evolución fantástica de lo que eran los inicios del mini-mool. Y además también creo que es gracias a blogeros como tú que el mini-mool no deja de evolucionar y mejorar. A mí me encanta el nuevo mini-mool.

  3. Sonia - L'Exquisit · mayo 15, 2013

    Maria, menudo articulo que has escrito! me quito el sombrero. Difiero en un par de cosas: yo no utilizo luz de estudio, simplemente tengo una ventana 😉 y no creo que sea necesario el photoshop para este tipo de fotos. El resto de pautas que has dado son perfectas. Felicidades por el post. Un abrazo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s