Níscalos (rebollones o rovellons) a la plancha con ajo y jamón

A principios de diciembre disfrutamos de varios días recogiendo níscalos en el monte. Podéis ver el post en este link: http://goo.gl/BTNWW

Si recogerlos es una experiencia extraordinaria, no menos es comerlos.

He probado los rebollones de diferentes maneras: al horno, guisados e incluso en paella, pero desde mi punto de vista, la mejor manera de disfrutarlos es a la plancha con jamón y ajo y servidos en un montadito de buen pan. Creo que una cocción corta y delicada es la mejor opción para este tipo de setas ya que nos ayuda a conservar todo su sabor y su textura. El ajo y el perejil potencian su sabor. Es un bocado absolutamente delicioso, con un intenso sabor a monte y una textura única.

034_2-1

Ingredientes

6 níscalos
2 dientes de ajo (quitar la “tripa” verde del centro) cortado en láminas muy finas
1 loncha de jamón serrano fina que cortaremos con unas tijeras en trocitos pequeños
Perejil picado
Aceite de oliva
Sal

029

Lo primero que hay que hacer es limpiar bien los níscalos de todos los restos de tierra y pinocha con un cepillito (puede ser un viejo cepillo de dientes esterilizado en agua hirviendo). Hacerlo con cuidado para que no se rompa el sombrero de la seta. Luego cortamos el tallo a la altura del sombrero. Si fuera necesario, los terminamos de limpiar bajo un hilillo de agua del grifo, usando las yemas de los dedos con delicadeza. Inmediatamente los secamos bien con papel absorbente de cocina. Cuánto menos agua utilicemos al limpiar nuestras setas, menos sabor perderán.

015

Poner una sartén con una cucharada de aceite de oliva al fuego. Disponer los nícalos con el sombrero tocando el fondo de la sartén (boca arriba) y distribuir por encima del ajo y el jamón con cuidado para que no caigan a la sartén. Regar con un chorrito de aceite de oliva cada níscalo y añadir un poco de sal. Dejar cocer a fuego bajo-medio durante unos 10-15 minutos, hasta que el níscalo haya pasado de su tono anarajado original a un tono marrón y suelte todo su jugo. Justo antes de retirar la sartén, espolvorear por encima el perjil picado.

020_2

Preparar montaditos de pan con uno o dos níscalos en cada uno (dependiendo de su tamaño) y a disfrutar dándole un bocado al monte.

024

Nota: Es importante tener en cuenta que cuanto mayor sea el tamaño del níscalo, más tiempo de cocción necestirá, de manera que es mejor escoger níscalos de un mismo tamaño para cocinarlos y servirlos todos a la vez. Pero en caso que sean irregulares, podemos cortar los de mayor tamaño en trozos más pequeños o dejarlos más tiempo en la sartén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s