Las albóndigas de mi abuelita

Esta es la primera receta de una serie de “recetas de la abuela” que quiero ir postenado para así tenerlas a mano para siempre. El nombre no es figurado, sino que realmente son las recetas de mi abuela. Recuerdo que la primera vez que cociné estas albóndigas fue como realizar un viaje a mi infancia. Lo mismo me ha ocurrido con todas las demás. Nunca olvidaré los tuppers que mi abuela nos envió durante nuestra infancia y adolescencia. Eran verdaderos tesoros cuyo contenido descubriamos mientras se nos hacía la boca agua. ¡Gracias abuelita!

Esta receta está dividida en dos partes. La primera corresponde a la elaboración de las albóndigas. La segunda a la de la salsa.

Elaboración de las albóndigas

06_03_2011_02706_03_2011_03606_03_2011_03906_03_2011_04306_03_2011_04506_03_2011_05006_03_2011_05106_03_2011_053

Ingredientes

250 grms. de carne picada (mitad cerdo y mitad ternera)

1 cebolla (yo utilicé una cebolla dulce, que es más suave)

2 dientes de ajo

1 huevo

Harina

Pan rallado

Perejil

 

Picar muy fino la cebolla, el ajo y el perejil. Añadir a la carne junto con el huevo. Amasar con las manos hasta que quede todo muy bien mezclado. Añadir el pan rallado, mezclando bien hasta que obtener una masa consistente. Salpimentar. Hacer las bolitas con las manos procurando que queden de un tamaño similar. Enharinarlas y freir en abundante aceite de oliva bien caliente hasta que estén doradas.

06_03_2011_05506_03_2011_05906_03_2011_06106_03_2011_066

 

Elaboración de la salsa

Ingredientes

1 latita de guisantes

1 cebolla picada

1 diente de ajo picado

1 cazo de caldo

1/2 vaso de Oloroso

1 hoja de laurel

1 cucharada de harina

 

Sofreir la cebolla y el ajo hasta que la cebolla quede transparente. Añadir la harina y dar unas vueltas para que la harina pierda el sabor a crudo. Añadimos la hoja de laurel, el caldo y el vino. Salpimentar. Rehogar unos minutos hasta que se evapore el alcohol del vino. Incorporamos las albóndigas y, al ratito, los guisantes. Se puede a
ñadir más caldo si la salsa queda demasiado espesa.

 

06_03_2011_08806_03_2011_09006_03_2011_093

 

Yo lo que hice fue congelar las mitad de las albóndigas. Cuando las descongele, les añadiré tomate frito y así variamos de salsa.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s